fbpx
Connect with us

Historias para contar este día de muertos en el cementerio

fantasmas-cementerio

Cultura

Historias para contar este día de muertos en el cementerio

Prepárate para escuchar las historias más escalofriantes sucedidas en panteones mexicanos.

No es de sorprender que los cementerios causen en los vivos cierta sensación de incomodidad, pues se trata de un lugar donde la vida encuentra su fin. Sin embargo, en México, es habitual dedicar el 2 de noviembre para prestar compañía y ofrendas a estas personas que alguna vez compartieron su vida con nosotros, visitando sus sepulturas y limpiando sus lapidas en señal de respeto. Por ello, te comparto a continuación una recopilación de historias y leyendas de camposantos para compartir con tus familiares este día de muertos. Disfrútalas

El vampiro de Matamoros, Coahuila.

Cuenta la leyenda que a principios del siglo XX, un renombrado doctor, residente de en aquel entonces, la villa de Matamoros, a días de su muerte hizo prometer a su enfermera que después de fallecer fuese cada noche a inyectarle sangre fresca cada año, para así evitar su descomposición. Ese renombrado doctor pertenecía a la familia Ceballos, un apellido muy respetado en esa época. La enfermera, siguiendo las indicaciones del doctor, se dirigió cada noche a la tumba a cumplir con su promesa. Su labor continuó hasta ya avanzada su edad, cuando no pudo más ir a realizar su tarea.

La imagen puede contener: noche y exterior
Cripta de la Familia Ceballos – Matamoros, Coahuila.

Los lugareños dicen que tiempo después de esto, comenzaron a aparecer animales muertos, completamente desangrados alrededor del panteón municipal de la región. Tal suceso, hizo creer a los matamorenses que dicha atrocidad era realiza por alguna clase de animal extraño, por lo que algunos valientes se hicieron a la tarea de atraparlo. Todo esto sin éxito.

Por ello, con el tiempo se le atribuyeron esas muertes al famoso Doctor, ya que según los habitantes, el cuerpo del doctor permanecía intacto. Tanto así, que los familiares cada día de muertos abrían la cripta donde este descansaba para cortar su cabello y uñas.

Otros cuentan que una noche, mientras el velador realizaba su trabajo dando vueltas por el camposanto, vio cerca de la cripta la figura de un hombre, quien creyó era un ladrón. Asustado, desenfundo su pistola y disparó hacia esa dirección con la intención de espantar a dicha persona. Sin embargo, al acercarse a la tumba se dio cuenta que no había nadie ahí, por lo que asumió que se trataba el mismísimo Dr. Ceballos saliendo de su tumba.

Hoy en día aún puede encontrarse la cripta, ya vacía y deteriorada, mostrando aún las marcas de aquellos disparos que el asustado velador tiro esa tenebrosa noche.

La muñeca del Panteón de Xalapa, Veracruz.

En el interior del panteón de Xalapa se encuentra dentro de una vieja capilla, una muñeca ya deteriorada por el tiempo. Dicho sagrario fue construido para acompañar y cuidar en muerte a una pequeña niña llamada Angelita, fallecida en 1978.

Imagen relacionada
Muñeca de la capilla

Los vigilantes del cementerio cuentan que, aunque la muñeca no parece salir e la capilla, esta cambia de posición cada día. En ocasiones la han encontrado sentada, acostada o con os brazos en alto. Muchos dicen que el movimiento se debe que a la niña despierta cada noche de su descanso, para jugar junto a su eterna compañera.

Las niñas del panteón del Carmen. Monterrey, Nuevo León.

En la época de los 60’s la familia Rodríguez estaba conformada por Don Ramiro, Doña Elvia y sus tres hijos, María, Gregorio y Viviana de 10, 8 y 5 años. Ellos en ese entonces eran dueños de un negocio donde se dedicaban a vender flores para que los familiares llevasen a sus difuntos, negocio que aún conserva María, la hija mayor de la familia.

Resultado de imagen para panteon del carmen monterrey nuevo leon
Panteón del Carmen – Monterrey

Se dice que, en ese entonces, Don Ramiro era muy amigo de Don Horacio y su familia, quienes eran los encargados de cuidar del panteón. Tal era la amistad de estas familias que era habitual para ellos reunirse después de las 6 de la tarde para cenar.

Los niños por su parte, aprovechaban la reunión familiar para jugar en el cementerio, mismo al que no le tenían miedo alguno. Sin embargo, una tarde fresca de octubre la menor de la familia Rodríguez se alejó del cuidado de su hermana mayor. María, preocupada, siguió a Vivianita a quien encontró frente a una vieja tumba, conversando con alguien a quien ella no podía ver.

De pronto, la obscuridad se hizo presente por lo que María no pudo ver más a su hermana lo que provoco que gritara su nombre alertando así a los adultos, quienes de inmediato corrieron a su auxilio. Al llegar, se percataron que Vivianita se encontraba dentro del mausoleo, jugando con unas viejas muñecas. De inmediato le llamaron su atención tocando el cristal de la tumba.

Al ver a sus padres, Vivianita empezó a llorar pues la cripta se encontraba cerrada con viejos candados por lo que le era imposible salir. Don Horacio, desesperado, rompió uno de los cristales para poder sacar de ahí a la niña llevándola de regreso a casa.

Imagen relacionada
Imagen ilustrativa

La niña, ante el interrogatorio de sus padres, contó que se encontraba jugando con Carmina, su amiguita, quien le había pedido que viviera con ella ya que sus padres no habían vuelto más y ella se encontraba muy solita. Los padres no dijeron nada esa noche, y dejaron pasar los días como si nada hubiese sucedido.

Al llegar el día de muertos, la familia tuvo que volver al panteón para poder ayudar a Don Ramiro con el negocio de las flores. Vivianita entonces llevó una muñeca para poder jugar, misma que dejó en la tumba de Carmina, para que no se sintiera sola.

Al día siguiente, Doña Elvira pidió a su esposo que la llevara a aquella sepultura encontrándose frente a ella a la muñeca de su hija. Un escalofrió recorrió su cuerpo en ese instante, pues sintió por un momento, como una pequeña mano acariciaba su mejilla, a lo que huyó en cuanto pudo de ese lugar.

Al volver a su hogar se encontraron con María, quien llorando les contaba a sus padres de Vivianita no despertaba. Los vecinos ya habían llamado a la ambulancia. Sin embargo, la niña ya había fallecido.

Con el tiempo, Don Horacio le contó a Don Ramiro que, al cuidar del panteón por la noche, escuchaba a ambas niñas riendo y cantando, llegando a verlas cerca de la tumba de Carmelita. Hoy en día, son muchas las personas que dicen ver a las pequeñas divertirse en el camposanto, jugando entre las tumbas, disfrutando mutuamente de su compañía.

La tumba del niño Nachito. Guadalajara, Jalisco.

La leyenda narra la historia de Ignacio Torres Altamirano, mejor conocido como el “Niño Nachito”.  El pequeño, nacido en el seno de una familia de clase media, tenía un tremendo pánico a la oscuridad y a los lugares cerrados, por lo que dormía siempre con la luz encendida y las ventanas abiertas.

Resultado de imagen para la tumba del niño nachito
Tumba de Ignacio Torres Altamirano

Se dice que una noche, mientras sus padres dormían, comenzó una tormenta tan fuerte que dejó la casa sumida en una oscuridad total. El niño entonces, envuelto en un terror inconcebible, murió a la edad de 5 años.

Poco tiempo después del sepelio, un extraño suceso espanto al velador del Panteón de Belén, pues se encontró con el cuerpo del niño fuera de su tumba. Pensado que se había tratado de saqueadores, el niño volvió a ser enterrado. Sin embargo, la noche siguiente sucedió lo mismo.

El evento se repitió 10 noches seguidas, por lo que los vecinos, sabiendo ya de este fenómeno paranormal, se presentaban durante las mañanas para presenciar el cuerpo de nachito fuera de su tumba.

Al no poder encontrar la causa de esto, sus padres decidieron dejar afuera el ataúd con el cuerpo del niño, pues creían que su inmenso terror a la obscuridad y los lugares cerrados se manifestaba aún en la otra vida, por lo que no podía encontrar el descanso sepultado.

Hoy en día los tapatíos aún van y le muestran su cariño a Nachito, prendiéndole veladoras y dejándole juguetes para que el pequeño no tenga más miedo.

Espero hayas disfrutado de la lectura. Sí disfrutas del terror te invito a leer: 3 leyendas de terror que te erizarán la piel: Durango

Leave your vote

Continue Reading
Quizá también te guste...

Vamos que no me gusta hablar de mi misma, pero si quieres conocer más de mi trabajo, visítame en mis redes.

Más sobre Cultura

To Top

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.