fbpx
Connect with us

Cosas que aprendí al viajar de mochilazo en Europa: Lección 1

Mochilero

Mochilero

Cosas que aprendí al viajar de mochilazo en Europa: Lección 1

#1.- ¡Saca copias!   

Si eres igual de distraído que tu servidora esta anécdota te salvará el pellejo. Estando de intercambio en Barcelona en España, a poco más de un mes de regresar a México, me percate que mi visa americana estaba a punto de vencer (bueno la verdad es que me di cuenta justo cuando tomé el avión a Europa pero ya en el andén no había mucho que pudiera hacer, igual esa será otra lección a futuro). No hubiera sido un problema de no ser que mi vuelo de regreso hacía escala en Nueva York, por lo que tuve que realizar el trámite de visado en Madrid.

Todo bien hasta ahí, el papeleo fue rápido y sorprendentemente fue un proceso menos riguroso que en México. El único problema es que en esta ocasión la visa tendría que ir a fuerzas pegada al pasaporte. No se como funcione en otros países u otros estados, pero al menos en el norte, al hacer tu trámite en Monterrey te daban la opción de colocar el visado en el pasaporte o recibir una tarjeta aparte, lo cual en ocasiones era más conveniente.  

Claramente me preocupe pues en menos de dos semanas tenía preparado un viaje por todo el sur del país y más adelante un vuelo a Francia y resultaba más que evidente que no podía moverme sin mi pasaporte. Les explique mi situación y me dijeron que no había de qué preocuparse, que el proceso tomaba de dos días a una semana y que recibiría mis documentos por correo a tiempo para mi viaje, lo cual me tranquilizó. 

De regreso a Barcelona, deje pasar el tiempo sin preocupación alguna, hasta que recibí un correo con horribles noticias. El sistema de visado estaba fallando y mi trámite se había pospuesto hasta nuevo aviso. Para eso, yo estaba ya a solo un par de días de hacer mi travesía española y estaba histérica pues sin identificación oficial mis reservas valían para puro queso. Lo bueno de todo, es que justo antes de dejar mi pasaporte en la oficina, le pedí al oficial una copia del mismo. Así que con la bendición de mi madrecita santa aborde el primer autobús a Madrid en el que afortunadamente no me pidieron ID para ingresar. 

Al llegar al hostal me enfrente a la frase que tanto miedo tenía de escuchar “Su pasaporte para verificar la reservación, por favor”. Me puse algo nerviosa pero rápidamente me inventé una historia de que me habían robado y que había perdido el pasaporte en el acto pero que afortunadamente contaba con una copia del mismo, por lo que al final decidieron respetar mi reservación. En ese momento me di cuenta que lo mejor era respaldar todos mis documentos digitalmente, pues… ¿Qué sucedería si en verdad los perdía? 

Por ello tome fotos de todas mis identificaciones y credenciales. Luego caí en cuenta de que si me llegaban a robar de verdad perdería toda información en mi celular, así que al final lo subí a drive y lo envíe por correo a mi propia dirección, por si las moscas. 

Así que ya lo saben. Si planean realizar un viaje procuren siempre sacar copias de sus documentos, digitalizarlos, y guardar un respaldo en la nube o un correo electrónico, nunca sabes cuando podrías necesitarlos.

Lee la lección 2 aquí.

Leave your vote

Vamos que no me gusta hablar de mi misma, pero si quieres conocer más de mi trabajo, visítame en mis redes.

Más sobre Mochilero

Lo más leído

Tambíen puedes leer

Cine

To Top

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.